Una navidad feliz y sin estar “depre”

A pesar de que estas fechas son muy esperadas por la gente ya que la navidad representa la unión familiar, regalos, comida rica y muchas otras cosas, hay otras que tienen un ambiente triste y depresivo. “Desde esta iluminación, vemos mucho más la oscuridad que hay en nuestras casas: lo que no tenemos, los regalos que no podemos hacer o las ausencias. Así, ante toda esta alegría que se supone que debemos tener resalta mucho más lo que nos falta, lo que nos gustaría que estuviera y no está”, precisa una Psicóloga española.

Uno de los casos para que las personas estén deprimidas es porque quizá han perdido algún pariente y están consciente de que este año no estará presente. Otra de la causas de  la presión de regalar cuando las finanzas no están en su mejor momento o la soledad pueden hacer que nos sintamos tristes, enfadados e incluso deprimidos. Detrás de la tristeza siempre va a haber necesidades por cubrir. Por ello, indica, hay que reflexionar e identificar qué es lo que me genera esa tristeza, ver si echo de menos a alguien, si es algo personal relacionado con metas que quería alcanzar y que no he podido, etc.  Si extraño a alguien que ya no está, puedo recordarlo con cariño, reuniéndome con los míos y hablando de esa persona.

Durante las fiestas, otro foco importante de problemas son las comidas y cenas navideñas, en definitiva, las reuniones familiares. Algunas personas, en lugar de disfrutar de estos encuentros, los viven como una obligación de la que no pueden escapar. Por otra parte, la especialista detalla que en las épocas de más frío aumenta la tristeza. “Esto no solo se ve con las estaciones, también se aprecia por países. Aquellos con menos luz tienen una tasa mayor de bajo estado de ánimo, de procesos de depresión”.

 

Leave a Reply

Cancelar respuesta