Consejos para controlar la ansiedad

  • Tweet
  • Pin It

Cuando atravesamos un episodio de ansiedad, tendemos a comer mayor cantidades y con más frecuencia. Por mucho que intentamos controlarnos, resulta muy difícil porque el impulso es muy fuerte.

La serotonina es un neurotransmisor cerebral relacionado con el ánimo y con el control del apetito. Cuando más serotonina circula en nuestra sangre, necesitamos menos comida y nos sentimos más alegres. Cuando sus niveles bajan, llega la depresión y un mayor deseo de asaltar el refrigerador.

Para solucionar este problema el primer paso es comprender el vínculo que existe entre nuestro impulso por comer y las emociones que experimentamos. El estrés del trabajo, la rutina diaria o la frustración de los logros no alcanzados nos empujan a ingerir alimentos para sosegar esas sensaciones.

Algunos de los consejo son:

-Aléjate de las tentaciones: si eliminas los alimentos que se encuentran a tu alrededor fuera de los horarios de comida, será menos fácil ceder a tu impulso de comer.

-Opta por carbohidratos complejos: consumir granos integrales (arroz y pasta integral, avena, quínoa), batata, legumbres (frijoles) y vegetales te ayudará a permanecer satisfecho por más tiempo.

-Averigua qué situación es la que genera tu deseo de comer: si sucede cuando estás estresado, aburrido o preocupado, entonces busca entretenerte.
 -Ingiere alimentos ricos en magnesio: ayudan a calmar la ansiedad. Algunos de ellos son los frutos secos, plátanos, legumbres, los alimentos integrales y las verduras de hoja verde como las acelgas o las espinacas.
-Bebe infusiones: de manzanilla, tilo, valeriana o cualquier otra hierba contribuirán a reducir  tu ansiedad por ingerir azúcar.
-Procura que tu desayuno incluya proteínas y carbohidratos: aunque despiertes sin apetito y por ello te niegues a desayunar, por la tarde sentirás una gran necesidad de ingerir carbohidratos o dulces.
-Come alimentos ricos en triptófano: contribuyen a producir serotonina. Algunos de ellos son pavo, pollo, queso, pescado, huevos, tofu, semillas de ajonjolí y calabaza, maní, pasta y arroz integrales, leche descremada y soya.
  • Tweet
  • Pin It

Leave a Reply

Cancelar respuesta